Carlos Arias “He conocido condenar an usuarios que consideraba inocentes así­ como absolver a culpables”

Carlos Arias “He conocido condenar an usuarios que consideraba inocentes así­ como absolver a culpables”

Carlos Arias, Decano del Colegio de Abogados sobre Córdoba TABLÓN CUBERO

Por caprichos del destino, el 20 sobre mayo de 1981, José Carlos Arias López (Córdoba, 1960) aparecía por primera ocasií³n como colegiado en el Colegio sobre Abogados de Córdoba. Aunque lo desconocía totalmente, comenzaba para el novio la fructífera trayectoria en el ambiente del terreno penal. De trabajar en un reducido bufete a subir su personal despacho así­ como hacerse cargo de la recriminación o la protección de mayúsculos casos judiciales acaecidos en Córdoba. Cuarenta años después, y no ha transpirado el idéntico jornada, cogía el micro en un Colegio sobre Abogados -ya renovado- de corresponder la victoria en las elecciones. Cuatro décadas más tarde de aquel mozo colegiado, Carlos Arias serí­a en la actualidad el decano del Colegio sobre Abogados de Córdoba.

Recibe a CORDÓPOLIS en su despacho, su segunda morada, en Doctor Fleming. Ganar las comicios le ha hecho saltar a la agenda mediática local y no ha transpirado reconoce que se siente abrumado ante la solucií³n que ha tenido su victoria. En todos estos años de vida en deporte, De ningún modo primero se presentó al decanato, pero sí ha estado en la junta directiva del anterior decano, José Luis gallardo. Su empleo igual que licenciado lo ha compaginado con la labor desarrollada en las comisiones sobre Derecho Penitenciario y de Menores y no ha transpirado como responsable del Defensor de el Colegiado.

Considera que su participación en las elecciones era ahora o Jamí¡s. Desplazándolo hacia el pelo venció. Su decanato no goza de día de caducidad, por el momento, aunque sí supondrá el fin sobre la fase experto sobre este licenciado que siempre ha llevado por bandera la defensa del colegiado. “Es mi gente”.

PREGUNTA (P). Hablabas en el vídeo de la suerte. ¿Cuánta has tenido en todos estos 35 años?

RESPUESTA (R). Gran, porque por En la actualidad no he metido la pierna. He tenido suerte porque he tenido excesivamente gran publico a mi alrededores. Inicié en el despacho con Antonio Ballesteros desplazándolo hacia el pelo después se fueron incorporando más compañeros como Antonio Muñoz Centella, José María Ruiz Mateos. Y yo en 2006 decidí, por El método sobre mi empleo, montar mi personal despacho. No obstante, fundamentalmente, la suerte más enorme sobre mi vida es cuando conocí a mi mujer. Si no hubiera estado conmigo, que era sobre mi promoción e igualmente abogada, yo desde luego no estaría aquí. De mí esa serí­a la fortuna. He ido consiguiendo público y no ha transpirado poquito an escaso he ido teniendo más así­ como se ha ido circulando la voz. Hay extremadamente buenos abogados y no tienen suerte. Considero que he tenido un tratamiento bueno con la gente así­ como creo que eso igualmente serí­a la suerte, esa proximidad. Todo alma que trabaja así­ como funciona bien serí­a por motivo de que el factor suerte serí­a de vital importancia.

P. ¿El empleo del licenciado es extremadamente solitario?

R. La soledad de el corredor de final. El despacho es bastante solitario. Primero se decía “Piensas más que un abogado”. El despacho nunca es elaborar cortas desplazándolo hacia el pelo pegas, sino que un licenciado tiene que meditar demasiado para ver las asuntos desde distintas perspectivas. Eso nunca se permite en la bulla, sino que necesitas un sosiego, la calma, que sólo te la da la aislamiento. Lógicamente, es fundamental. No puedes ser buen licenciado En Caso De Que vas circulando o nunca preparas las asuntos. Cuando estaba en el otro despacho yo me iba los viernes a las 6 00 cuando nunca tenía juicios. Me sentaba en el despacho, me ponía a ver las casos que tenía, programaba la semana sub siguiente. Después eso se estropeaba por motivo de que llegaba y había un asunto más significativo (risas), sin embargo tú tenías un esquema sobre lo que iba a ser la semana. Pensando las temas es igual que puedes investigar la jurisprudencia. La aislamiento es bastante dura y te tragas gran cantidad de sinsabores. Cuando uno pierde un litigio recio, puf.

La Justicia Gratuita se paga a costa del pellejo de las abogados

P. ¿Cómo te recompones?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *